La placa de sonido

La placa de sonido constituye un componenete indispensable en la actualidad, pues sin ella nuestra computadora no sería capaz de reproducir nuestra colección de archivos MP3, ni el sondido de los tiros en el Counter Strike, las sensacionales frenadas en el Need for Speed o los llantos de nuestro bebé en Los Sims. Pero, aunque parezca imposible, las placa de sonido no siempre fue un componente fundamental en nuestro PC.

Quien haya tenido la posibilidad de jugar al fabuloso Prince of Persia en las épocas en que éste era casi el único jueguito que venía para compu seguramente se acordará del espantoso sonido que producía la máquina mientras se jugaba, sonido detestable de por sí y más aún cuando algún miembro de nuestra familia descansaba, pues no podía bajársele el volumen al mismo. Esto era así porque las máquinas no incluían una tarjeta de sonido, sino que traían un altavoz que reproducía todos los sonidos del PC.

Afortunadamente las placas de sonido se han ido estandarizando como un componente fundamental del que ya ningún usuario puede (o al menos está dispuesto a) prescindir de ella.

Pero bien, ahora analicemos algunas cuestiones sobre el funcionamiento y las funcionalidades de una placa de sonido.

La función básica de la placa de sonido es la de recibir y procesar en una PC todos los datos relativos al sonido. Una vez finalizado este proceso, procede a enviarlos al dispositivo correspondiente (parlantes, decodificador, disco rígido) en el formato adecuado. Lo que suele hacer la placa es transformar señales, ya sean analógicas en digitales o viceversa (las digitales emplean únicamente unos y ceros y son las propias de las computadoras. Por lo tanto, cuando reproducimos música en formato MP3, la placa de sonido transforma señales digitales en analógicas para poder ser reproducidas en los parlantes).
Otra función muy interesante y mucho menos difundida y conocida por la mayoría de los usuarios es la posibilidad de grabar sonidos que provienen del exterior de la computadora. Para ello basta con conectar un micrófono a la entrada de audio y utilizar algún programa de grabación de sonidos (el Windows Movie Maker nos permite capturar sonidos del exterior). Pero no sólo sirve para eso la entrada de línea, sino que en lugar de un micrófono podemos conectar (con ayuda de una ficha adecuada), por ejemplo, la salida de audio del equipo de música (esa que se conecta a los parlantes), con lo cual podremos disfrutar de la radio en nuestra máquina y hasta grabar nuestros programas favoritos de alguna emisora que nos guste.
La mayoría de las placas de sonido permiten también la conexión de un amplificador, con lo cuál podremos conectar parlantes “en serio”, por ejemplo los de nuestro equipo de música y contar con un sonido mucho más potente y de mayor calidad para nuestros juegos y canciones.
Ahora veamos por qué hay tanta diferencia de precios entre las placas de sonido. Lógicamente existen varios motivos, entre ellos la calidad del DAC empleado por la placa para realizar las conversiones. ¿El DAC? ¿Y eso?

DAC son las siglas de Digital-Analog Converter o Conversor Digital Analógico. Su función, como su nombre lo indica es la de convertir señales digitales en analógicas y muchas veces a la inversa.

Otro motivo son los conectores con los que cuenta una placa de sonido, pues no da lo mismo conectar un par de parlantes y un micrófono que poder conectar todo tipo de dispositivos de audio. Además, algunas placas cuentan con una serie de conexiones adicionales como algún puerto IEEE 1394, que no resulta imprescindible, pero que, sin dudas sí muy útil. Incluso, algunas placas traen la posibilidad de conectar un módulo adicional, que incluye en sí varios conectores más que nos ampliarán las posibilidades de conectar elementos a nuestra placa.

Otro factor muy importante en el precio final de la placa de sonido es su forma de conexión al PC, pues, al igual que ocurre con otros dispositivos, podemos encontrar placas de sonido onboard, internas y externas. Las primeras suelen ser más baratas y, en la actualidad las más comunes, pues la mayoría de los motherboards actuales traen integrada una placa de sonido de una calidad muy aceptable para el usuario común. Las placas de sonido internas son más económicas que las externas y se conectan mediante un puerto PCI libre. En el caso de no tenerlo o de querer utilizarla para una notebook, se puede recurrir a una externa, que además suelen traer más conectores, aunque muchas veces su precio resulta demasiado elevado.

Veamos ahora algunos elementos de la placa de sonido.

Salida de línea: dependiendo de la placa tendremos más o menos salidas de este tipo. Éste conector nos permite “enchufar” los parlantes o conectar nuestro PC a otro dispositivo de sonido (como un amplificador, un ecualizador).

Entrada de línea: como se dijo anteriormente, éste conector nos da la posibilidad de “traer” los sonidos del exterior a nuestra computadora.

Entrada de micrófono: como su nombre lo indica, aquí podremos conectar nuestro micrófono.

Salida óptica: sistema de conexión que permite conectar el la placa a un decodificador 5.1, por ejemplo.

Salida coaxial: permite la conexión de la placa de sonido a un dispositivo externo, como el caso de un amplificador.

Conector minijack: tipo de clavija que suele emplearse para conectar la mayoría de los dispositivos a la placa.

Conector RCA: el utilizado para la salida coaxial.



Copyright © 2006 - SimulationSoft Information Systems - Todos los derechos reservados